Category Actualidad

La vuelta al colegio significa volver a tener piojos en casa, los niños y adolescentes vuelven a ver a sus amigos y esa socialización aumenta el riesgo de contagio.

Los niños se concentran en el patio, juegan juntos, y los piojos se expanden para llegar a las casas donde los familiares también pueden contagiarse.

En casa los piojos aseguran su supervivencia: hermanos y padres, todos pueden ser víctimas de este pequeño animal, difícil de exterminar. La realidad es que el riesgo está presente siempre y en cualquier sitio. De hecho, la infestación de piojos en el cuero cabelludo o pediculosis es un problema que, se calcula, afecta al 30% de los menores en edad escolar y al 27% de sus padres.

Además de solucionar el problema con lociones y productos específicos en la cabeza de los niños, hay que tener en cuenta que los piojos pueden vivir 24 horas fuera de la cabeza de los humanos. Esto significa que, aunque nuestros hijos tengan la cabeza limpia después del tratamiento, pueden volver a contagiarse ya que esos bichos pueden seguir vivos en sábanas, almohadas, ropa, toallas… Según los científicos, los piojos son más resistentes que antes y son capaces de aguantar temperaturas de hasta 50ª C.

Contacta con Kinnimo